RSS Feed
  1. ¿Creatividad sin cargo? Tanto pagas, tanto obtienes

    julio 12, 2013 by Michel

    retratos malos

    Esto funciona así y se llama capitalismo. Lo que pasa es que hay algunas profesiones en las que parece que hay que trabajar gratis. Todo lo relacionado con lo artístico y la creación, concretamente. Porque, claro, los artistas siempre han pasado hambre y eso no les ha impedido hacer grandes obras maestras. Al contrario: parece que les sirviera de estímulo.

    ¿Pagar por un concierto? Pero si les encanta tanto hacer música que están dispuestos a hacerlo gratis. ¿Pagar a un dibujante o a un diseñador? Pero si no les cuesta nada, eso lo hacen en un momento. Y así con todo. La creatividad, ¿sin cargo, no? El texto no me lo cobres, que yo ya te he dicho lo que tenías que contar.

    Por eso, ha llegado el momento de rebelarse. Este es el trato a partir de ahora: si pagas una mierda, una mierda que te llevas. Y si no pagas nada, es es lo que obtienes: nada.

    Que ya vale de que nos tomen el pelo.


  2. Cretinismo inducido

    julio 2, 2013 by Miguel

    Eva Hache y Ángeles Martín en Fisterra

    Fisterra es el título de la obra que se ha venido representado en el Teatro Principal de Zaragoza. A juzgar por el montaje del cartel en la fachada noble del teatro, Eva Hache y Ágeles Martín realmente parecen recién venidas del mismísimo fin del mundo aquejadas de un raro episodio de cretinismo inducido.


  3. Responsable: el anunciante

    junio 20, 2013 by Michel

    Existe algo que se llama conciencia.

    Existe algo que se llama conciencia.

     ¿Somos responsables los publicitarios de lo que nuestros clientes anuncian a través de nuestras creaciones?

    Bueno, un poco sí, ¿eh?, no nos hagamos los santos ahora, que no somos más que mercenarios. Sabemos algunos trucos de seducción y persuasión y los ponemos al servicio de nuestros amos. Si el cliente es perverso, debemos ser capaces de juzgar si nos hacemos sus cómplices o no. Aunque, oye, también el público debe ser inteligente ante la publicidad, que ya son muchos años viviendo juntos.

    Pero no vale en la vida real la excusa de la obediencia debida, el “yo solo cumplía órdenes” y el “es parte de mi trabajo”. ¿No es responsable de su dedo el que aprieta el gatillo en el campo de combate? ¿No lo es el verdugo? ¿Ni el policía que apalea ciudadanos?

    Existe algo que se llama conciencia. Y hoy más que nunca hay que aprender a decir que no a un trabajo cuando adivinamos que vamos a contribuir a causar daño por medio de mentiras deshonestas.


  4. Anuncios del ayer: la mujer a la cocina

    junio 18, 2013 by Michel

    Sobre todo, que no sude.

    Sobre todo, que no sude.

    ¡Cómo saben tocar la fibra a los hombres estos publicistas!

    ¿Cómo quieres que te reciba tu mujercita cuando llegues a casa? ¿De mal genio y toda sudada cantando a axila o happy y fresquita como una rosa de cámara frigorífica? Vamos, hombre, ponle el aire acondicionado en la cocina y ya verás como así no quiere salir de casa con las amigotas a  pegar fuego a la tarjeta de crédito y la tienes haciendo galletitas todo el día esperando tu llegada, amantísima.

    Así era la vida entonces. O eso les hacían creer.


  5. El medio es el mensaje

    junio 18, 2013 by Michel

    Calificación: sobresaliente

    Calificación: sobresaliente

    Me gusta mucho esa frase, pero cuando es tan literal que el medio, el soporte, el propio emplazamiento del anuncio forma parte del contenido del mensaje de forma tan sobresaliente, entonces todavía me gusta más.


  6. Anuncios del ayer: la cena quemada

    junio 14, 2013 by Michel

    ¡Mira lo que me ha pasao! ¡Estoy muy quemada!

    ¡Mira lo que ma pasao! ¡Estoy mu quemada!

    Este anuncio, ¿iba dirigido a los hombres o a las mujeres? Qui lo sa.

    Llegas a casa después de todo el día trabajando en la oficina y aguantando al jefe y ¿qué te encuentras? Pues que tu mujercita querida ha quemado los pimientos verdes en la sartén y hay un tufo a socarrina en toda la casa que tira para atrás. Vamos, que se jodió la cena. ¿Cómo reacciona un marido ejemplar, un hombre cabal? Pues eso, la abraza, la consuela y le dice que no pasa nada mujer, que tenemos las cervezacas buenas esas de marca, mira qué ricas y dicen que la cebada alimenta tanto como un bistec si bebes lo suficiente. Así que vamos a pimplar y luego ya si eso voy y te perdono, ya tú sabes.

    Cómo cambian los tiempos, señores. Ains.